Unete Club Alula

7 pasos que te ayudarán a que tus hijos (REALMENTE) escuchen

13/January/2021

Alguna vez te ha pasado que le pides a tu hijo o hija que haga algo y como toda mamá moderna lo has pedido de forma tranquila y racional pero, en lugar de verlo en acción inmediatamente obtienes el equivalente infantil de los grillos. Silencio de radio.

Lo primero que te viene a la mente es que quizás no te escuchó. Entonces, vuelves a preguntar amablemente. Con firmeza, pero con amabilidad.

Nada.

Ahora te sientes cayendo rápidamente en el ciclo familiar de … Repetir. Recordar. Repetir. Recordar.

Lee también: 8 Tips para enseñarle a hablar a tu bebé 

Y luego sucede: el fusible se quema. En un momento de total derrota, te quedas gritando las mismas demandas que pediste con calma hace unos minutos. 

La energía aumenta y todos quedan frustrados y desanimados.

Lo entiendo, me ha pasado y de manera inequívoca podemos observar que los niños suelen "no escuchar" y es la frustración más común que podemos vivir como papás.

Sin embargo, aquí está la cuestión: si quieres controlar la falta de respuesta de tu hijo, lo primero que debes hacer es averiguar POR QUÉ NO está escuchando. 

La mayoría de las veces, su falta de respuesta es un SÍNTOMA, no el problema real.

¿Por qué no escuchan los niños?

¡Buena pregunta! ¿Por qué te están desconectando? ¿Por qué tienes que repetir algo una y otra vez hasta que te encuentras gritando?

Los niños de todas las edades, desde niños pequeños hasta adolescentes, tienen una necesidad de energía fija. 

Cuando los niños no tienen la oportunidad de ejercer su poder de manera positiva (eligiendo qué ropa ponerse, haciendo el menú de la cena, eligiendo qué juego jugar, etc.), ejercerán su poder de forma negativa.

Los niños de todas las edades tienen una necesidad intrínseca de energía. Y para facilitarte la vida, he aquí 7 pasos para que tus hijos te escuchen:

1) Ponte a su nivel

Cuando necesites la atención de tu hijo, asegúrate de llamar su atención, eso significa contacto visual. 

Cuando te agachas y lo miras a los ojos, no solo verificas que te ve y te escucha, sino que también se fortalece la comunicación.

La proximidad es la clave, no le estás hablando mal ni le estás gritando órdenes desde la otra habitación, estás hablando con él directamente.

2) Acaba con lo que … no debe hacer

Evita usar frases como: No toques a tu hermano. No corras por el pasillo. No juegues con tu comida. No leas la siguiente oración… Estas frases suelen ser la mejor forma de no obtener su atención.

Al usar este tipo de frases los niños requieren procesar dos veces la solicitud. En cambio, dile lo que quieres que haga.

En lugar de decir: No toques a tu hermano, prueba con, ...usa toques suaves cuando toques a tu hermano.

En lugar de: No dejes tus juguetes por el suelo, prueba con … Pon tus juguetes en el cesto de juguetes.

3) Di SÍ a SÍ

Analiza tus frases y notarás que sueles dar respuestas enlatadas como: "No, hoy no". "No, no tengo tiempo para eso". "No." "Nop." "Nada".

Si esto es lo normal… ¡no es de extrañar que los niños dejen de escuchar tus solicitudes! 

Cambia entonces tus frases a, por ejemplo: "No, no podemos ir al parque", por "¡El parque suena increíble! ¿Deberíamos ir el viernes después de la escuela o el sábado por la mañana?

En lugar de "No, no puedes comer helado", prueba con "¡El helado es delicioso! ¿Te gustaría tenerlo de postre el sábado o el domingo por la noche? "

Si bien todavía habrá situaciones que requieran un "no" rotundo, al ofrecer más un "sí", aumentarás las posibilidades de que tu hijo vuelva a sintonizarlo.

4) Acorta tu discurso

Hay un dicho en la industria de las ventas: "nunca vendas con bla-bla lo que puedes vender con bla". 

Creo que también tiene sentido en la crianza de los hijos. Cuando intentes llamar la atención de tu hijo, sé lo más conciso posible y ¡ni siquiera tendrá tiempo para desconectarse!

5) Da las gracias de antemano

Ayuda a tus hijos a tomar una decisión adecuada, con un preventivo como por ejemplo: Gracias por colgar la toalla después de la ducha, esto alentará a tus hijos a comportarse bien mucho más que "¡Será mejor que no vuelva a ver tu toalla en el suelo!"

Aprende a gestionar de forma positiva. Hacerles saber de antemano, que confías en que harán lo correcto, cultivará líneas de comunicación abiertas y aumentará la probabilidad de que la tarea se complete.

6) Asegurar la comprensión

Una forma sencilla de asegurarte de que tu hijo te haya escuchado y de que te comprende es pedirle que repita lo que le has pedido (y esto debe reforzarse entre más pequeño sea tu hijo).

Una vez que hayas hecho contacto visual, hayas acortado tu discurso y hayas explicado claramente lo que necesitas que haga tu hijo, pídele con calma que repita lo que acaba de escuchar.

Esto mejora la comunicación y la cooperación en tu hogar.

7) Haz una observación

Si ves una tarea que se ha dejado sin hacer, no te sumerjas inmediatamente en una reprimenda, simplemente haz una observación: ¿Cuál es tu plan para sacar la basura hoy? "

Lee también: ¿Quieres que tu bebé crezca siendo seguro, empático y con autoestima? ¿Qué debes hacer para ayudarlo? 

Incluir la frase ¿Cuál es tu plan para...?" evita luchas de poder. Es enriquecedor porque supone de su parte que tienen un plan y le da a tu hijo la oportunidad de salvar las apariencias y elaborar rápidamente un plan en el momento si aún no lo tenía.

Recuerda que “no escuchar” siempre debe ser una llamada de atención para nosotros. 

Si bien puede parecer un desafío o una falta de atención de su parte, es más que probable que sea una forma de llamar nuestra atención o expresar su necesidad de poder.

—-

Fuentes:

https://eresmama.com/hago-hijo-me-obedezca/

https://www.guiainfantil.com/blog/educacion/conducta/como-lograr-que-tu-hijo-obedezca-a-la-primera/

https://espanol.babycenter.com/a5700137/c%C3%B3mo-hacer-que-tu-peque%C3%B1o-te-escuche

Otras notas de interés