Unete Club Alula

¿Ya no sabes qué darle de comer a tu bebé? Te dejamos esta fácil, deliciosa y nutritiva receta ¡buen provecho!

25/November/2020

Cuando comienzas a darle nuevos alimentos a tu bebé, es importante introducirlos poco a poco.

Primero será una pequeña cucharadita del puré de una fruta como una manzana. Pasarás después a ofrecerle una cucharadita del puré de una zanahoria cocida… y así sucesivamente.

Una fruta hoy, otra mañana. Una verdura hoy, otra mañana… siempre siguiendo el orden y recomendaciones de tu pediatra.

Poco a poco, tu bebé estará comiendo más cucharadas y pasarás de ofrecerle un puré a una presentación como lo molido hasta lo triturado.

Quizá te interese leer: ¿Qué es el Baby Led Weaning y por qué es importante conocerlo?

Cada una de estas etapas las marcará tu propio bebé. Recuerda que los alimentos deben ofrecerse de tal manera que no logren atragantar a tu hijo.

Las albóndigas por ejemplo, son un alimento que puede consumir tu bebé a partir de los 7 u 8 meses, solo que la forma en como se lo des a tu pequeño es triturada.

La pequeña bola que caracteriza a la albóndiga es ideal ofrecerla hasta que tu peque tenga unos 12 meses o más. 

Debes primero consultarlo con tu pediatra y valorar si tu pequeño ya está listo para manipularla, tanto con las manos como masticarla sin problemas de que se atragante.

Obviamente, tú debes estar en todo momento junto a tu bebé para ayudarlo a que las pruebe y las coma sin problemas.

Esta receta de albóndigas de pavo y verduras que vamos a preparar hoy son justamente para que a tu bebé no le cueste ningún problema el probarlas y comerlas.

Contiene verduras y nutrientes, ¡y son deliciosas! Sé que estas albóndigas también serán perfectas para aquellos que son algo quisquillosos.

Veamos entonces los ingredientes:

  • 1 puñado de arroz
  • 1 zanahoria
  • 1 trocito de carne de pavo (o de ternera) magra
  • 1 cucharadita de aceite de oliva
  • Una cucharada de cebolla finamente picada

Paso a paso

  • Freír la cebolla en una sartén caliente.
  • Precaliente el horno a 180 C. Cubre una bandeja para hornear con papel encerado. 
  • En una sartén grande a fuego medio fríe la cebolla hasta que esté transparente.
  • Lava, pela y corta en rodajas la zanahoria y ponla a cocer durante unos 10 minutos con el arroz en un litro y medio de agua hirviendo.  
  • Fríe el pavo (ya triturado) en una sartén hasta que se dore. Reserva para más tarde.
  • Coloca todos los ingredientes en un plato para hacer las albóndigas de pavo y verduras.
  • Mezcla todos los ingredientes hasta que se incorporen.
  • Saca la mezcla y dales forma de bolas redondas o usa una cuchara para galletas con gatillo. 
  • Coloca en la bandeja para hornear preparada. Hornea durante 10-12 minutos hasta que se forme una piel firme y la temperatura interior sea superior a 70 C. 
  • Retira del horno y deja que se enfríen completamente antes de servir.

Veamos ahora algunos consejos extras:

  1. a) Las mejores herramientas para hacer albóndigas para bebés son:
  • La pala para galletas con gatillo te ahorrará mucho tiempo de formar albóndigas redondas con tus manos. ¡Por supuesto, también lo uso para la masa cuando hago galletas!
  • El procesador de alimentos pulveriza rápidamente los alimentos en trozos pequeños sin necesidad de picarlos y rallarlos mucho. Esto es especialmente útil para pulverizar las zanahorias si no la has cocido previamente. Si no tienes uno, usa un rallador en su lugar.

Quizá te interese leer: Profeco detecta fórmulas lácteas con azúcar añadida

  1. b) ¿Cómo almacenar estas albóndigas aptas para niños pequeños?

El pavo molido cocido se puede usar para dar forma fresca a las albóndigas. La carne molida puede durar 3 días en el refrigerador.

Las albóndigas de pavo al horno pueden durar en el refrigerador hasta 3 días en un recipiente hermético y recalentarse antes de servir. Lo mejor es que pudieran consumirse todas las albóndigas el mismo día, así que solo prepara las necesarias.

Las albóndigas de pavo al horno se pueden congelar hasta por 2 meses como comida rápida para bebés o niños pequeños. Para servir, simplemente sácalas directamente del congelador y llévalas nuevamente al horno.

  1. c) Cómo servir tus fabulosas albóndigas a tu bebé

Puedes hacer albóndigas más pequeñas para que se adapten a la capacidad de tu hijo para alimentarse por él mismo o puedes hacerlas más grandes y simplemente cortarlas. 

Ten en cuenta que cuanto más pequeños se hacen, más duras se vuelven una vez horneados. En mi caso prefiero cortar albóndigas más grandes y cortarlas en 3 partes iguales para el bebé. 

La piel que se forma facilita su sujeción mientras que el interior permanece suave para que el bebé lo mastique.

Para ofrecer tus albóndigas en la comida puedes acompañarlas con una nutritiva sopa de verduras y calabaza o una sopa de verduras suave a un lado.

Muy bien, esperamos que realmente tú y tu pequeño disfruten de esta receta. ¡Buen Provecho!

 

—-

Fuentes:

https://www.babyplaza.com.pe/blog/10-papillas-para-bebes-de-6-meses/ 

https://mibebeyyo.elmundo.es/recetas/bebes-de-7-a-9-meses/albondiga-blandita-147  

Otras notas de interés