Unete Club Alula

Guía para papás primerizos: cómo educar bebés bilingues

18/June/2020

Si tú o tu pareja son papás primerizos, quizás tengan muchas preguntas en la cabeza con respecto al cuidado y a la crianza de un bebé. Y te entiendo. Una de las preguntas que más prevalecen entre los papás primerizos es la de cómo lograr que un hijo crezca siendo bilingüe.  

Todos conocemos las ventajas de ser bilingües en este mundo, no sólo en cuanto a las oportunidades económicas que representa tener acceso a un segundo idioma, sino hasta en el desarrollo social y emocional de una persona. Como padres primerizos, debemos estar al tanto de las ventajas que ser bilingüe ofrece a un niño: 

  • Mayores posibilidades de comunicación con la familia extendida 
  • Acceso a distintas fuentes de información durante los años formativos 
  • Apertura y aceptación de otras personas y otras culturas 
  • Nauroplasticidad 
  • Retraso en la aparición de la enfermedad de Alzheimer 
  • Un mayor espectro en cuanto al contenido al que un niño es expuesto 

Y sí, es innegable, los padres primerizos buscamos que nuestros hijos tengan un mejor futuro al crecer, pero, también, puede que existan familias que no estén construidas por dos miembros de la misma comunidad, sino que sean parejas en las que, por lo menos, uno de los dos padres sea bilingüe. El mundo de hoy ya no es el mismo de ayer, por lo que las familias son variadas y diversas. Debido a las distintas configuraciones familiares, hay más de una forma de educar a un niño bilingüe. A continuación, te presento algunos de los métodos principales que he encontrado para educar hijos bilingües. Te los dejo con un lenguaje sencillo y directo, ideal para padres primerizos interesados en la educación bilingüe y bicultural de sus hijos. 

Método OPOL (One Person One Language) 

Este método se basa en la idea de que cada uno de los padres le hable de manera consistente en uno de los dos idiomas al que se busque exponer al niño. Padres primerizos en México posiblemente busquen que sus hijos hablen inglés como segundo idioma y español como lengua materna. De esta forma, los niños bilingües podrían exponerse al inglés a través del padre y al español a través de la madre. Al tener exposición constante a ambos idiomas y al ser asociados a cada uno de los padres en lo individual, este método ha demostrado ser efectivo y presentar menos confusión en los niños bilingües. 

Método MLH (Minority Language at Home) 

Para este método, debemos hacer la distinción entre el idioma de la mayoría y el idioma de la minoría, que no es lo mismo que lengua materna y segunda lengua. Supongamos una pareja de padres primerizos. La madre es de España y el papá es de Portugal, pero los tres viven en Estados Unidos. En este caso, tanto el español como el portugués pueden operar como lengua materna para el niño bilingüe y el inglés puede ser su segundo idioma. Sin embargo, el inglés es el idioma de la mayoría, ya que es el idioma que más prevalece en Estados Unidos y el que se usa en las escuelas; por lo tanto, el español y el portugués pasan a ser idiomas de la minoría.  

Bajo este método de educación bilingüe, los padres primerizos buscarán que los niños se comuniquen y aprendan al usar el idioma de la mayoría, mientras que, en casa, la regla es que se utiliza el idioma o los idiomas de la minoría. Esto, además, ayuda a crear un lazo íntimo con el idioma de la minoría, ya que lo asocia con la familia y la privacidad, en contraste el idioma que usa el resto de la gente para comunicarse entre sí. Esto nos lleva al siguiente método para tener niños bilingües. 

Método T&P (Time & Place) 

Este método es una gran herramienta para padres primerizos que buscan apoyarse de escuelas bilingües para que sus hijos desarrollen el entendimiento de dos idiomas o más. La premisa básica es que a los niños bilingües se les asignan horarios y situaciones específicas para hablar un determinado idioma. Por ejemplo, en casa de habla el idioma A, pero, al visitar a los abuelos, hablamos el idioma B. De igual forma, las escuelas pueden tener políticas en las que en las que se hable el idioma 1 durante las clases de martes y jueves, mientras que el idioma 2 está reservado para el resto de los días.  

Además, esté métido es especialmente útil para padre primerizos que buscan que el idioma de la mayoría no termine sobrecogiendo al idioma de la minoría o la lengua materna. Ya que, al delimitar los espacios de las lenguas, se busca también generar conexiones emocionales singulares con cada lengua; como lo mencionábamos en el ejemplo anterior, con la visita a la casa de los abuelos o cuando se está en familia. 

Mixed Language Policy (MLP) 

Este último método para educar niños bilingües puede resultar un poco más complicado para padres primerizos, en tanto se necesita de lograr una adecuación de los idiomas que se utilizan en determinados contextos. Bajo este método, se busca que la exposición a ambos idiomas sea constante y se ajuste a la situación. Por ejemplo, una familia que acude a la iglesia; ahí, la ceremonia se lleva a cabo en el idioma A, pero, al salir, van todos a comer y utilizan el idioma B. Por el contrario, el idioma A puede ser utilizado para cuestiones académicas y sociales, mientras que el idioma B se utiliza si es que se quiere hablar de algo personal. Este vaivén puede resultar algo complicado para padres primerizos, en tanto no está tan delimitado como, por ejemplo, el método T&P. Sin embargo, la exposición constante a ambos idiomas ofrece ese nivel de neuroplasticidad que es deseable al educar a un niño bilingüe. 

Espero que a ti y a tu pareja les haya servido como guía, para educuar hijos bilingües. Sé, por experiencia, que, como padres primerizos, necesitamos toda la ayuda que podamos encontrar, para resolver todas nuestras inquietudes. Los invito a que sigan el blog de Alula, en donde tenemos más consejos y recomendaciones para padres primerizos. Búsquennos en redes sociales, para más contenido y para estar en contacto con nosotros. 

Otras notas de interés