Unete Club Alula

¿Obesidad? Incúlcale hábitos saludables a tu bebé ¡desde ya!

16/October/2020

Los hábitos saludables que le inculques a tu bebé en esta etapa, serán un legado para toda su vida. Y lo protegerán de la obesidad, esa plaga que está afectando a la alarmante cantidad de 41 millones de niños menores de 5 años y 650 millones de adultos, en todo el mundo, según datos de la ONU.

Los niños con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta y tienen más probabilidades de padecer, desde edades tempranas, padecimientos graves como:

  •       Enfermedades cardiovasculares (principalmente cardiopatías y accidentes vasculares cerebrales).
  •       Diabetes.
  •       Artrosis, llegando a causar importantes discapacidades motoras.
  •       Ciertos tipos de cáncer (endometrio, mama y colon).

 La opción más viable para poner freno a la epidemia de obesidad infantil, es la prevención y para lograrlo exitosamente lo que tienes que hacer es tomar el control de lo que come tu bebé y ayudarle a generar hábitos saludables desde esta temprana edad.

Cómo evitar la obesidad a largo plazo

  1. La primera recomendación que hacen todos los especialistas es alimentar al bebé con lactancia materna exclusiva hasta el 6º mes.
  2. Una vez iniciada la introducción de otros alimentos distintos de la leche, ve descendiendo el número de tomas paulatinamente hasta quedar en cinco. En los purés, aunque se deben incluir alimentos de origen animal, no es necesario que la ración de éstos sea excesivamente grande, mientras que es recomendable ir introduciendo, al ritmo recomendado por el pediatra, verduras y hortalizas para que el niño se familiarice con su sabor. 

3.- Elige alimentos que aporten los nutrientes que tu bebé realmente necesita para crecer fuerte y sano, pero cuida que no tengan ingredientes dañinos como azúcares añadidos (aprender a leer etiquetas te será de mucha ayuda). 

  1. Una vez introducida la fruta, ésta debe ofrecerse a diario. Aunque muchos niños no aceptan bien su sabor al principio, debe mantenerse la oferta. Evita los jugos, que concentran el azúcar de la fruta, pero sin lo bueno de la fibra. Es mejor darle la fruta completa
  2. A lo largo del segundo y tercer año de vida, el niño adquiere progresivamente la capacidad de masticar y de alimentarse por sí mismo. Poco a poco el pequeño va tomando alimentos semisólidos y sólidos a su dieta. "Durante este proceso, se debe vigilar que se siga manteniendo la oferta de todo tipo de alimentos saludables. Se debe cuidar que las presentaciones, cuando ya no son purés, sean atractivas para el niño. Es recomendable identificar aquellos alimentos preferidos por el niño y utilizarlos como base para combinarlos con el resto", aconseja la Dra. Ana Moráis, adjunta al Servicio de Nutrición Pediátrica del Hospital La Paz, en Madrid.
  3. Dale cinco comidas diarias, tres de ellas principales (desayuno, comida y cena) y dos complementarias (almuerzo y merienda).
  4. Evita por completo sal y azúcar y restringe los cereales hasta después de los 3 años de edad.

 *Fuentes: ONU, Servicio de Nutrición Pediátrica del Hospital La Paz, en Madrid.

 

Otras notas de interés