Unete Club Alula

¿Puedo estarle dando demasiada leche a mi bebé?

10/October/2020

¿Puedo estarle dando demasiada leche a mi bebé?

¿Tu bebé está continuamente inquieto o irritable y no entiendes qué le pasa?

Quizá le diagnosticaron cólico, intolerancia a la lactosa, alergia a la proteína de la leche o hasta reflujo, y seguiste todas las recomendaciones pero ni así se calma.

Aunque no lo creas, lo que puede estar sucediendo es que estás produciendo ¡demasiada leche! Los problemas que mencionamos anteriormente, suelen ser confundidos antes de entender que lo que en realidad tiene tu bebé son molestias por estar lidiando con un flujo de leche demasiado abundante.

leche derramada – Bichos de Campo

Si se diera el caso de que eres de las mamás que producen demasiada leche, puede que tú y tu bebé presenten alguno de estos síntomas:

  • Llora mucho y se muestra inquieto
  • Como se ve forzado a tragar demasiado rápido, se atraganta, chisporrotea o tose durante la lactancia.
  • Parece estar mordiendo o tratando de apretar el pezón mientras se alimenta.
  • Un chorro de leche sale cuando el bebé suelta el seno, sobre todo al comenzar las sesiones de lactancia.
  • Sientes los pezones irritados.
  • El bebé arquea la espalda o se sostiene de forma muy rígida, y a veces grita.
  • Las sesiones de lactancia se sienten como si fueran batallas, con el bebé comiendo entre pataletas y soltando el seno a menudo.
  • Las sesiones pueden ser cortas, durando entre 5 o 10 minutos en total.
  • El bebé parece tener una relación de “amor – odio” con el seno.
  • Puede tener muchos gases entre comidas, con la tendencia a vomitar a menudo.
  • Puede tener deposiciones verdosas, aguadas, espumosas y que salen de forma explosiva.
  • Sientes los senos llenos la mayor parte del tiempo.
  • Puedes sufrir frecuentemente de ductos tapados, lo cual es delicado (consulta a tu médico).

Como ves, aunque la leche materna es la mejor leche,  también lo bueno llega a ser demasiado, pues la sobreproducción de leche puede resultar frustrante para tu bebé. Este fenómeno se conoce como hiperlactancia. 

¿Por qué se presenta la sobreproducción de leche?

Hay varias razones de por las que una mamá puede generar sobreproducción de leche, revisemos las causas: 

  • Cada cuerpo es diferente, quizá el tuyo produce demasiada leche de manera natural.

  • Al extraer una considerable cantidad de leche antes de amamantar, con el fin de hacer más lento el flujo de leche y así volverlo más manejable para el bebé, puedes lograr el objetivo inmediato, pero terminar sobre produciendo leche. 

  • Otra causa puede ser el cambiar al bebé de seno de forma rutinaria antes de que haya desocupado el seno con el que empezó a alimentarse. Esto sucede cuando amamantas durante un tiempo específico en cada seno, o cuando estás tratando de encontrar un lado en que el bebé no se queje tanto.
  • Los senos de algunas madres son altamente sensibles a la estimulación, y el cambiar de un seno al otro sin desocuparlos bien, puede resultar en la sobreproducción de leche en ambos senos.

¿Qué consecuencias tiene la sobreproducción de leche?

Para una madre con sobreproducción de leche, el bebé puede llenarse tan rápido de un solo seno, que ella piense que debe separarlo del primero antes de que lo desocupe lo suficiente, con el fin de que aún acepte el segundo seno.

Al quitar al bebé del seno antes de que obtenga la leche más cremosa, puede tener como consecuencia que el bebé se llene de la leche más aguada (leche inicial) del segundo seno.

Alimentarse en gran cantidad de la leche inicial, que tiene menos calorías, crea un círculo vicioso: el estómago del bebé se siente distendido e incómodo de tanto comer, pero aún tiene hambre porque no obtuvo suficiente leche cremosa que le satisfaga.

Así que el bebé llora para que se le vuelva a alimentar, y la madre concluye que el bebé no debe estar recibiendo suficiente leche, porque nunca parece estar satisfecho.

El siguiente problema también puede resultar de éste bien intencionado, pero mal manejo.

Verás: la leche inicial es rica en lactosa, un azúcar de la leche que es normal y necesaria, pero que en grandes cantidades puede causar gases e incomodidad, frecuentemente con defecaciones verdes o espumosas y aguadas.

Con el pasar del tiempo, la lactosa que no es digerida puede irritar el recubrimiento de los intestinos, causando intolerancia a la lactosa secundaria y posiblemente pequeñas cantidades de sangre en las deposiciones, lo que puede ser confundido con una alergia a la leche.

Cómo reconocer los cólicos del lactante - Salud del recién nacido - Salud -  Guia del Niño

El ajustar la lactancia para incrementar la cantidad de crema que el bebé recibe (desocupar un seno antes de cambiar al otro), por lo general corrige el problema. 

Estrategias para reducir la sobreproducción de leche y la fuerza de eyección.

  • Amamanta de un solo seno durante cada sesión, continuando con ese mismo seno durante por lo menos 2 horas hasta la siguiente sesión.
    • Incrementa la cantidad de tiempo que estás amamantando de un mismo seno de forma gradual, si es necesario.
    • Si esta estrategia no es efectiva, intenta el vaciar los senos con un extractor y después amamantar de un solo seno hasta que esté muy muy lleno.
  • Si el otro seno se siente demasiado lleno antes de que estés preparada para utilizarlo, extrae la leche durante unos momentos para disminuir la presión
    • Utiliza una bolsa de hielo con una toalla para aliviar la incomodidad y la hinchazón.

  • Amamanta al bebé antes de que esté demasiado hambriento para evitar que chupe de forma agresiva.

  • Alterna las posiciones en las que amamantas.
    • Casi acostada.
    • Acostada de un lado (dejando que la leche en exceso se riegue mientras el bebé se alimenta).

  • Toma tus senos con el lado de tu mano para comprimir los ductos y reducir la fuerza de eyección de la leche.

  • Si el bebé se atora o chisporrotea, suéltalo del seno y deja que la leche caiga sobre una toalla.

  • Permite que el bebé suelte y vuelva a tomar el seno a su voluntad.

  • Sácale los gases frecuentemente, si tiene.

Por último, una buena opción sería donar el exceso de leche a un Banco de Leche Materna y darle la oportunidad de alimentarse con este maravilloso regalo de la naturaleza a un bebito que no lo tiene. 

También te puede interesar: ¿Cuál es la mejor leche para mi bebé después de los 2 años?

 

 

Referencias
[1] Livingstone, V. Demasiado de una Buena cosa. Síndromes infantiles y maternos de hiper-lactancia. (Too much of a good thing. Maternal and infant hyperlactation syndromes.) Can Fam Physician 1996 Enero; 42:89-99.

[2] Smillie, C., Campbell, S., Iwinski, S. Hiper-lactancia: Cómo las reglas del “cerebro izquierdo” para la lactancia pueden crear desastres en un proceso natural. (Hyperlactation: How left-brained “rules” for breastfeeding can wreak havoc with a natural process.) Newborn Infant Nursing Rev 2005; 5(1):49-58.

[3] Newton, M. y Newton, N. El reflejo de  bajar la leche en la lactancia humana. (The let-down reflex in human lactation.) Pediatrics1948; 33:69-87.

 

 

 

 






Otras notas de interés