Unete Club Alula

Obligarlo o no obligarlo a comer ¡He ahí el dilema!

17/November/2020

 

Tu bebé no siempre tiene la misma necesidad calórica, por eso puede que haya etapas en que coma menos, ¡no tienes por qué angustiarte!

Por otro lado, presionar a un bebé o niño para que coma, generalmente se hace con las mejores intenciones, solo que puede resultar contraproducente.

Como papás queremos que nuestros hijos reciban una nutrición óptima y para ello es necesario que coman una comida adecuada y equilibrada, solo que en ocasiones, nuestro pequeño no acepta comer lo que se le ofrece y comenzamos a pensar en si obligarlo o no obligarlo a comer.

Si como papá decidimos dar de comer a la fuerza, esto puede tener consecuencias perjudiciales. 

Quizá te interese leer: Profeco detecta fórmulas lácteas con azúcar añadida

  1. a) ¿Qué significa realmente la alimentación forzada?

Los siguientes puntos pueden constituir que estás incurriendo en una alimentación forzada:

  • Decidir cuánto, cuándo y qué comerá tu hijo
  • Darle al niño enormes cantidades de comida incluso si le molesta
  • Comparar al niño con otros niños o chantajear al niño para que coma o consuma una gran porción de comida
  • Ignorar las súplicas de un niño de comer menos o más tarde
  1. b) ¿Por qué generalmente como papás caemos en esta acción de alimentar a la fuerza a nuestros hijos?

Algunas razones que explican por qué los papás tendemos a alimentar a la fuerza a nuestros hijos son:

  1. Para terminar lo que se sirve

La mayoría de nosotros tenemos la noción de que si está en el plato, entonces deberá terminar en nuestro estómago. Pero con los niños, ese no es el casom porque solo comerán la cantidad de comida que les permita su estómago.

  1. Al introducir alimentos sólidos

Imponer lo que queremos que los niños coman es un error de alimentación muy común que los papás cometemos cuando comenzamos a alimentar a nuestros bebés por primera vez. El objetivo no es obligar al bebé a comer la comida que desprecia, sino dejar que el bebé desarrolle el gusto y luego dejarle elegir lo que le gusta comer así como la cantidad.

  1. Preocupación porque el niño no está comiendo lo suficiente

Los niños pequeños comen menos pero comen con frecuencia. Nosotros, como papás, pensamos que es posible que nuestro hijo no esté comiendo o recibiendo una nutrición suficiente de las comidas pequeñas, por lo que se sobrealimenta.

  1. Niños mayores donde los papás alimentan con cuchara

A muchos papás les gusta alimentar a sus hijos incluso cuando tienen la edad suficiente para comer solos, porque piensan que es posible que no puedan alimentarse por sí mismos. Esto conduce a una sobrealimentación.

  1. No comprender las necesidades del niño

Como papás, pensamos que somos más conscientes de las necesidades de nuestro hijo y lo mismo ocurre con la alimentación. 

Por lo tanto, cuando el niño se niega a comer, a menudo tendemos a alimentarlos a la fuerza pensando que el niño no comprende los requisitos de su cuerpo, sin embargo esto no es así, ellos saben cuándo están satisfechos, te invitamos a que aprendas a respetarlo.

  1. Para introducir nuevos alimentos

Los papás a menudo obligamos a nuestros hijos a comer cuando les presentan una nueva fruta, verdura o alimento. 

Este pensamiento está respaldado por la idea de que los niños deben recibir la comida continuamente para que puedan aprender a saborear.

Pero no todo tiene por qué gustarle, aprende a identificar sus señales y respétalo también, si algo no le gusta, ofrécelo otro alimento saludable.

  1. Comparación con otros niños

Si el amigo o el primo de la misma edad del niño come más cantidades de comida, los papás pueden sentir que no están haciendo un buen trabajo alimentando a su hijo y optan por la alimentación forzada.

  1. Para inculcar buenos hábitos

El hecho de que un determinado alimento sea saludable no significa que obligarás a tu hijo a comerlo. 

Para inculcar buenos hábitos alimenticios, no es necesario obligar a los niños a comer ciertos alimentos, incluso si no les gusta comerlos.

  1. c) ¿Cuáles son los efectos de la alimentación forzada?

Estos son algunos efectos que puede provocar la alimentación forzada:

  • Comenzar a vomitar cada vez que el niño come
  • Comenzar a perder el apetito
  • Empezar a desarrollar emociones negativas hacia la comida
  • Conducir a tener hábitos alimenticios poco saludables
  • Comenzar a desarrollar una falta de control sobre los hábitos alimentarios
  • Comenzar a desarrollar trastorno alimentarios
  • Comenzar a desarrollar el hábito de comer poco
  • Comenzar a desarrollar aversión por la comida a medida que crece
  • El control de los papás sobre los alimentos puede comenzar a conducir a problemas alimentarios y provocar problemas de baja autoestima.

Quizá te interese leer: ¿Cuál es la mejor leche para tu bebé después de los 2 años? 

  1. d) ¿Cómo dejar de presionar a los niños para que coman?

En el caso de un bebé es comprender que para él todo es nuevo y por lo tanto, hay que ir despacio y con mucha paciencia.

El bebé comienza a degustar, conocer y distinguir. Una cucharadita es suficiente para comenzar este proceso y con el tiempo el mismo bebé abrirá la boca para una segunda cucharada y así sucesivamente.

También recuerda que cuando comienzan con los nuevos alimentos, que es a partir de los 6 meses, solo es una introducción la cual debe ser estimulante, ningún alimento es imprescindible ni necesita comerlo porque le faltan vitaminas o algo así, con su leche materna tienen más que suficiente, así que el proceso debe ser tranquilo.

En el caso de los niños pequeños o mayores lo más importante es comprender por qué lo estás alimentando a la fuerza y después buscar el desencadenante que puede estar causando tal comportamiento. 

Si sientes que tu hijo come menos que su hermano, se niega a comer, está más absorto en jugar que en comer y otras cosas similares, es muy normal. 

Aquí debes mantener la calma, no entrar en pánico y dejar que tu hijo venga a pedirlo. Si te agobia el que no coma como crees que deba hacerlo o simplemente te preocupa, realiza estas sencillas tareas:

  • Come con tu hijo
  • Ten paciencia al presentarle algo nuevo
  • Si el niño se distrae, recupera su atención
  • Sé paciente
  • Presta atención a sus señales de gusto o disgusto, o de plenitud y hambre

Si todo esto falla y aún te preocupa el que no coma, visita a tu pediatra para que revise su salud. Si todo sale bien, entonces… tu hijo lo está haciendo maravillosamente bien y tú podrás estar tranquila.

—-

Fuentes:

https://www.pequerecetas.com/alimentacion/infantil/mi-nino-no-me-come/ 

https://www.guiainfantil.com/articulos/alimentacion/ninos/5-razones-por-las-que-no-hay-que-obligar-a-comer-a-los-ninos/ 

https://www.bebesymas.com/alimentacion-para-bebes-y-ninos/por-que-no-hay-que-obligar-a-los-bebes-a-comer-ni-el-avion-ni-el-chupete-ni-enganar-con-otra-cosa

Otras notas de interés