Unete Club Alula

Técnicas de crianza que podemos aprender de otras culturas

11/August/2020

Ser padres no es tarea fácil. Tú y yo lo sabemos. No sólo estamos a cargo de la crianza de un hijo, sino del desarrollo de un ser humano; tenemos en nuestras manos una vida y su felicidad y pleno desarrollo dependen de nosotros. Es por eso por lo que la mayoría de nosotros queremos informarnos y saber todo al respecto sobre técnicas de crianza, para saber cómo actuar en determinados casos. ¿Las técnicas de crianza que nuestros padres usaron con nosotros son las correctas? ¿Qué podemos hacer diferente? Pero, sobre todo, ¿qué técnicas de crianza podemos aprender de otros países, de otras culturas ajenas a la nuestra? Quizás, en un principio, nos parezcan completamente extrañas y alejadas a nuestra realidad, pero, en un mundo cada vez más interconectado, las técnicas de crianza de otros países podrían enseñarnos mucho para aplicar en nuestro propio hogar con nuestros hijos.

La independencia de los niños en Japón

Es posible que hayas visto algún video o leído un artículo sobre esta técnica de crianza particular. Y es que, hace poco, se volvió viral la independencia de la que gozan los niños japoneses desde edades muy cortas. Y es que los niños en el país del Sol Naciente utilizan el transporte público por su cuenta desde muy pequeños. Esto se debe a que los padres incitan a los niños a valerse por su cuenta y, sobre todo, a buscar la ayuda de otras personas cuando se encuentren en alguna situación difícil. Esta técnica de crianza puede parecer impensable en la mayoría de los países latinoamericanos, en tanto conocemos los problemas de inseguridad que existen y sabemos que un niño sin un adulto que lo acompañe es sumamente vulnerable. Japón, por otro lado, tiene una de las tasas de delincuencia más bajas en todo el mundo y uno de los sistemas judiciales más eficientes que existen. Por esta razón, los padres consideran prudente que los niños vayan desde y hacia su casa por su cuenta sin problema alguno. De hecho, es común que los niños lleven consigo un silbato colgando de su mochila, para llamar la atención en caso de que exista algún problema.

Los niños en Liechtenstein empiezan sus clases a los 7 años

 

 

Mientras que, en muchas partes del mundo, los niños inician clases entre los 3 y 4 años de edad, en Liechtenstein, los niños van a la escuela hasta los 7 años. Lo más interesante de esto es que los niños en este pequeño país europeo no parecen presentar ningún retraso en su educación. Por el contrario, Liechtenstein asegura tener una tasa de alfabetización de 100%. Podemos pensar que

esta técnica de crianza es inusual, pero lo que es innegable es que, por lo visto, da resultados positivos y, quizás, tenga algo de verdad.

 

Las pausas de los niños finlandeses

 

Hablando de técnicas de crianza sobre la educación, los niños finlandeses tienen pausas de 15 minutos por cada 45 en sus clases. Esto, de acuerdo con los encargados de la educación finlandesa, se debe a que ayuda a la concentración de los niños y les permite tener espacios de esparcimiento y relajación. Quizás, para muchos países, esto no suene a una técnica de crianza productiva, porque, ¿qué puede aprender un niño en 45 minutos si descansa 15 inmediatamente después? Bueno, Finlandia tiene uno de los sistemas académicos más sofisticados del mundo, sin mencionar una de las mejores calidades de vida en el planeta, por lo que, quizás, podemos prestar atención a las lecciones que nos están dando.

 

El vino y los niños italianos

 

Quizás se trate de la técnica de crianza más controversial, pero lo cierto es que es una práctica regular en varias partes de Italia. Y es que los niños en Italia, aunque, actualmente, ya en menor grado, prueban un poco de vino o de alguna bebida alcohólica cuando se sientan a comer con la familia. Lo que consideramos impensable en otros países, que un menor de edad beba alcohol, es parte de una tradición familiar en Italia. Claro que la edad para comprar y consumir legalmente alcohol sigue siendo 18 en ese país, pero eso no impide que las familias compartan algo de vino o alcohol con los niños, para que lo prueben. Lo más destacable de esto es que, de acuerdo con estudios al respecto, la exposición temprana y en un ambiente familiar a bebidas alcohólicas provoca que los niños tengan menor propensión a desarrollar alcoholismo o abuso de alguna otra sustancia posteriormente en la vida.

Estas técnicas de crianza podrían ofrecernos perspectivas muy interesantes para aplicarse en la crianza de nuestros propios hijos. Después de todo, no se trata de reproducir estas técnicas de crianza al pie de la letra, sino de entender por qué funcionan en sus respectivos contextos e intentar adaptarlas a nuestras realidades particulares.

Te invito a que consultes más contenido sobre crianza y nutrición de tus hijos en nuestros blogs. No olvides seguirnos en redes sociales, para estar en contacto y poder responder tus dudas directamente.

 

Otras notas de interés